domingo, 21 de mayo de 2017

NO SÉ, Mar Martínez

No sé cómo
darte las gracias.

Si lo intento expresar con palabras
suenan huecas de tan usadas.

Si me dejo llevar por la emoción y arrimo
mi corazón al tuyo en un abrazo fundidos
temo invadir tu intimidad.

Quiero creer que lo percibes,
aun no convencional, o por eso.
 
¿Puedo decir que te quiero
sin que ello despierte dudas?



Qué difícil es, a veces,
amor, amar.



© Mar Martínez​


16 05 20

sábado, 20 de mayo de 2017

miércoles, 17 de mayo de 2017

POEMAS de Claribel Alegría

EPÍLOGO

...existen los barrotes
nos rodean
también existe el catre
y sus ángulos duros
y el poema río
que nos sostiene a todos
y es tan sustantivo
como el catre
el poema que todos escribimos
con lágrimas
y uñas
y carbón.


Claribel Alegría
    
                                 

                 POEMA

             ¿Qué fue de ese poema 

             que no pude atrapar
             el que pasó rengueando
             frente a mí
             con las alitas rotas?

                          
             C. A.               




                            ERES RECUERDO

         
                           No sé si con tu muerte
                           has quedado a la zaga
                           ¿eres recuerdo?
                           o has dado un salto
                           repentino
                           que yo tendré que hollar
                           hasta alcanzarte.

                          C. A.



                                              ESE BESO DE AYER

                                              Ese beso de ayer 
                                              me abrió la puerta
                                              y todos los recuerdos
                                              que yo creí fantasmas
                                              se levantaron tercos
                                              a morderme.
                                              
                                             C. A.


                                                          QUIERO SER TODO EN EL AMOR

                                                          Quiero ser todo en el amor
                                                          el amante
                                                          la amada
                                                          el vértigo
                                                          la brisa
                                                          el agua que refleja
                                                          y esa nube blanca
                                                          vaporosa
                                                          indecisa
                                                          que nos cubre un instante.

                                                           C. A.



                                                                                  QUERENCIAS
                                                                                                   A Juan Gelman

                                                                                  Porque aprendí a quererme
                                                                                  puedo sangrar
                                                                                  con tus heridas.

                                                                                 Claribel Alegría

*También de Claribel Alegría, en este blog:
EL MURO DE LAS SONRISAS, Claribel Alegría


EL MURO DE LAS SONRISAS, Claribel Alegría

Cuando el amor se aja
se marchita
se te vuelve amarillo
no hay remedio
sólo te queda
la sonrisa.
Cuando te sientes sola
entre sus brazos
y tu piel es frontera
y no te brota el llanto
sólo te queda
la sonrisa.
Cuando te sientes sola
entre sus brazos
y tu piel es frontera
y no te brota el llanto
sólo te queda
la sonrisa.
Cuando el canto se oxida
y el paisaje
y todo lo vivido
es un espectro
tu único refugio
es la sonrisa:
ese muro cerrado
impenetrable
sin ayeres
sin hoy
y sin mañanas
donde todos los sueños
se hacen trizas.


CLARIBEL ALEGRÍA 

Clara Isabel Alegría Vides  (Estelí, Nicaragua, 12 de mayo de 1924)


*También de Claribel Alegría, en este blog:
POEMAS de Claribel Alegría

lunes, 15 de mayo de 2017

'PLATERO Y YO' CUMPLE CIEN AÑOS

El 15 de mayo de 1917, el escritor onubense Juan Ramón Jiménez Mantecón publica la primera versión completa de ‘Platero y yo’.

La primera edición se publicó en 1914 (Ediciones de la lectura) con 136 páginas, y en 
1917 se publicó la edición completa, compuesta por 138 capítulos en 142 páginas (Editorial Calleja, Madrid). 

Capítulo primero
PLATERO

      Platero es pequeño, peludo, suave; tan blando por fuera, que se diría todo de algodón, que no lleva huesos. Sólo los espejos de azabache de sus ojos son duros cual dos escarabajos de cristal negro.
      Lo dejo suelto, y se va al prado, y acaricia tibiamente con su hocico, rozándolas apenas, las florecillas rosas, celestes y gualdas... Lo llamo dulcemente: ¿Platero? y viene a mí con un trotecillo alegre que parece que se ríe en no sé qué cascabeleo ideal...
      Come cuanto le doy. Le gustan las naranjas mandarinas, las uvas moscateles, todas de ámbar; los higos morados, con su cristalina gotita de miel...
      Es tierno y mimoso igual que un niño, que una niña...; pero fuerte y seco por dentro como de piedra. Cuando paso sobre él, los domingos, por las últimas callejas del pueblo, los hombres del campo, vestidos de limpio y despaciosos, se quedan mirándolo: —Tien’ asero...

      Tiene acero. Acero y plata de luna, al mismo tiempo.



jueves, 11 de mayo de 2017

METÁFORA, Mar Martínez

Truena
y hasta llueve, por fin
pero no es metáfora


Lástima,

ya ni la literatura nos salva.


© Mar Martínez


10 05 17

#maralbanta

LOS NUBEPENSADORES, Emilio Gastón

Hoy ipsofactamente continuemos
nuestra simple faena de vivir.
Siglo es ya de olvidar nuestro letargo
para seguir cantando como entonces.
¿Cuántos miles de años he dormido?
Recuerdo amigos míos
que hace nueve mil años
luchaba tras las puertas de Troya.
Todavía recuerdo que en aquel Mundo Amigo
recién nacido apenas veinte mil años ha...
en la gruta de moda inauguraban
la exposición de frescos de Altamira 
[Ioannis Nikiforakis]

Desde entonces
¡yo no escribo poemas! 

Sentado en la materia cronológica
de la nube en que habito
olvidaba volar día tras día
y abandonaba delincuentemente
mi manera espontánea de soñar. 

Y es que pasando el tiempo
procurando la leña y alimentos
vuelan los pájaros
se arrugan los milenios
y los hombres se vuelven herramientas
abogados y todo como yo. 

Quedábase dormido nubeando poeta dentro
inevitable mío, duraba su letargo demasiado
pero habéislo llamado
sacándole del sueño de hace veinte mil años. 

Hoy que me siento bípedo de nuevo
y el alma se me sube a la cabeza
voy a volver a imaginar lo que nunca
se debe imaginar.
Voy a dejar que diga su palabra y arenga planetaria
este poeta dentro inevitable mío, 
este petardo lírico
que ha sido amordazado tantos años
por hombres herramienta como yo. 

*** 

Hoy ipsofactamente continuemos
nuestra simple faena de vivir.
Exijamos aumentos de guitarra
reparto equitativo de canciones
porque la tierra es más de quien la canta
que no de quien la compra. 

Los nubepensadores no tienen sindicato.
Esperadme en la cueva del minero
y haced mío también su cabreo profundo. 

Tenemos que hacer juntos muchas cosas
soñadores del mundo
¿nos unimos?


EMILIO GASTÓN

Y SIN EMBARGO, AMOR, Roque Dalton

Junto al dolor del mundo mi pequeño dolor,
Y sin embargo, amor, a través de las lágrimas,
yo sabía que al fin iba a quedarme
desnudo en la ribera de la risa.

Aquí,
hoy,
digo:
siempre recordaré tu desnudez en mis manos,
tu olor a disfrutada madera de sándalo
clavada junto al sol de la mañana;
tu risa de muchacha,
o de arroyo,
o de pájaro;
tus manos largas y amantes
como un lirio traidor a sus antiguos colores;
tu voz,
tus ojos,
lo de abarcable en ti que entre mis pasos
pensaba sostener con las palabras.

Pero ya no habrá tiempo de llorar.

Ha terminado
la hora de la ceniza para mi corazón.

Hace frío sin ti,
pero se vive.


‘La ventana en el rostro’ (1961)


ROQUE DALTON

(San Salvador, El Salvador, 14 de mayo de 1935 - ibídem, 10 de mayo de 1975)      

*También de Roque Dalton en este blog:

lunes, 8 de mayo de 2017

SILENCIO/S, Mar Martínez


Hablaba ella sola

aunque en voz alta.


Decía hacerlo para que se oyese
el estruendoso silencio de fondo.



© Mar Martínez

08 05 17

#maralbanta

CUMPLE/AÑOS, Mar Martínez

Voy a llamar por teléfono a mi padre,
que hoy es su cumpleaños.

Hace hoy justo un año y con una tarta de bolsillo
celebrábamos el primero de cinco largos meses de hospital.
Pero no eran las altas y blancas paredes lo que deslucía el cumpleaños,
qué va, eso es tan provisional como imprevisto y a la vez posible para todos, 
gracias a la disponibilidad de un sistema de salud que es de agradecer. 

Era esa fotografía familiar rota 
lo que sigue doliendo,
casi dos años después.

Faltabas tú, Mercedes,
rompiste la foto que seguimos retocando... porque
lo que permanece en el recuerdo no puede morir jamás.

¿Recuerdas cuándo lo escribí contigo en el funeral de la abuela?
Quién iba a pensar entonces que volvería a escribirla un día
pero acompañando a tu ataúd.
 
Duele, la vida duele, y da mucha rabia también
rabia que te rebela

o eso quiere una creer.


© Mar Martínez

07 05 17

#maralbanta

HOY TAMBIÉN ES DÍA DE LA MADRE, Mar Martínez

Hoy también es día de la madre.

Día del beso de buenosdías,
De traducir quebraderos de cabeza casi propios
De sostener tal que un árbol ese desánimo
o aquella frustración hasta que caiga como fruta madura
De recordar que no están solos en la vorágine del mundo
De comprobar que la mercromina sola no cura igual
De escuchar y ensayar ese momento crucial más
De aprender y des/aprender cada día
De conocerse a sí misma gracias a los hijos

Porque madre no se nace,
se hace.


© Mar Martínez

07 05 17

#maralbanta

sábado, 6 de mayo de 2017

ARS POETICA, Mar Martínez

Y a mí que me ocurre al revés, me explico: escribo tal cual lo pienso; salen pequeñas frases, cortas o no tanto, con intermedios en forma de rellano o de barandilla, y lo suelto así..., incluso parecen versos de un poema en ese momento en que lo escribo.

Es cuando lo leo y percibo, pues, sus carencias, que lo convierto en prosa; me doy el pésame con el consuelo de que, tal vez, pudiera hasta ser prosa poética
y cierro

como ahora mismo.


© Mar Martínez

05 05 17


martes, 2 de mayo de 2017

GANAS DE LLORAR, Mar Martínez

«Llorar a lágrima viva. Llorar a chorros. Llorar la digestión.
Llorar el sueño. Llorar ante las puertas y los puertos.»
(Oliverio Girondo)

Tengo ganas de llorar
a grito pelado
A lágrima viva,
como decía Girondo

Necesidad de llorar
en canal como 

una avenida de barro

Y echar piedras y
ascuas como 
un volcán 
irritado

Desatar este nudo
que aprieta hasta
asfixiarme casi

Y romper esa atadura
a lo que pudo ser
y no fue

Abrir una herida
que al orear
cicatrice

Y quedarme como un trapo después
para coger una bocanada de aire
desde el suelo y auparme

Y gritar
gritarle a la vida
que pese a todo o por ello
acepto su reto

una vez más.



© Mar Martínez

01 05 17

#maralbanta


domingo, 30 de abril de 2017

EL DESPERTAR, Alejandra Pizarnik


                                            a León Ostrov

Señor
la jaula se ha vuelto pájaro
y se ha volado
y mi corazón está loco
porque aúlla a la muerte
y sonríe detrás del viento
a mis delirios
Qué haré con el miedo
Qué haré con el miedo
Ya no baila la luz en mi sonrisa
ni las estaciones queman palomas en mis ideas
Mis manos se han desnudado
y se han ido donde la muerte
enseña a vivir a los muertos

Señor
El aire me castiga el ser
Detrás del aire hay monstruos
que beben de mi sangre

Es el desastre
Es la hora del vacío no vacío
Es el instante de poner cerrojo a los labios
oír a los condenados gritar
contemplar a cada uno de mis nombres
ahorcados en la nada.

Señor
Tengo veinte años
También mis ojos tienen veinte años
y sin embargo no dicen nada
Señor
He consumado mi vida en un instante
La última inocencia estalló
Ahora es nunca o jamás
o simplemente fue

¿Cómo no me suicido frente a un espejo
y desaparezco para reaparecer en el mar
donde un gran barco me esperaría
con las luces encendidas?
¿Cómo no me extraigo las venas
y hago con ellas una escala
para huir al otro lado de la noche?
El principio ha dado a luz el final
Todo continuará igual
Las sonrisas gastadas
El interés interesado
Las preguntas de piedra en piedra
Las gesticulaciones que remedan amor
Todo continuará igual
Pero mis brazos insisten en abrazar al mundo
porque aún no les enseñaron
que ya es demasiado tarde
Señor
Arroja los féretros de mi sangre
Recuerdo mi niñez
cuando yo era una anciana
Las flores morían en mis manos
porque la danza salvaje de la alegría
les destruía el corazón

Recuerdo las negras mañanas de sol
cuando era niña
es decir ayer
es decir hace siglos

Señor
La jaula se ha vuelto pájaro
y ha devorado mis esperanzas

Señor
La jaula se ha vuelto pájaro
Qué haré con el miedo


‘Las aventuras perdidas’ (1958)


e'Alejandra Pizarnik. Poesía completa' (Lumen, 2000) 
                                                                                         
ALEJANDRA PIZARNIK


*También de Alejandra Pizarnik en este blog: 
MENDIGA VOZ, Alejandra Pizarnik
ALEJANDRA PIZARNIK, 'Árbol de Diana' (1962)
SOLAMENTE, Alejandra Pizarnik
ALEJANDRA PIZARNIK, 'Diarios
POEMA 23 DE 'ÁRBOL DE DIANA', Alejandra Pizarnik
SOY MUJER... Alejandra Pizarnik


martes, 25 de abril de 2017

LOS CÓMPLICES, Gonzalo Rojas

Te decía en la carta 
que juntar cuatro versos
no era tener el pasaporte a la felicidad
timbrado en el bolsillo,
y otras cosas más o menos serias
como dándote a entender
que desde antiguamente soy tu cómplice
cuando bajas a los arsenales de la noche
y pones toda tu alma
y la respiración
perfectamente controlada,
por mantener en pie tus rebeliones
tus milicias secretas
a costa de ese tiempo perdido
en comerte las uñas, en mantener a raya
tus palpitaciones,
en golpearte el pecho por los malos sueños,
y no sé cuántas cosas más
que, francamente, te gastan la salud cuando en el fondo
sabes que estoy contigo
aunque no te vea
ni tome desayuno en tu mesa
ni mi cabeza amanezca en tu pecho
como un niño con frío,
y eso no necesita escribirse.




GONZALO ROJAS PIZARRO 

(Lebu, Chile, 20 de diciembre de 1916 - Santiago, 25 de abril de 2011)



lunes, 24 de abril de 2017

viernes, 21 de abril de 2017

SIEMPRE LLEVARÁN TU NOMBRE, Mar Martínez

Humildes, sencillas, pero
sólidas y muy necesarias
siempre 
llevarán tu nombre.

Sí, esas escaleras
de acceso del colegio al parque
donde tanto nos contamos y reímos
donde a veces también lloramos y hasta aprendimos.

Las que apuntalaron día a día nuestra amistad
a la espera de que abriesen las puertas del colegio
adonde, -por su bien, como dice Serrat-,
les traíamos creyendo entonces que era lo mejor.

Aprendimos así, todas
pero y especialmente

contigo.


(cinco años ya)


A Ana A. S.

© Mar Martínez

21 04 17
#maralbanta

youtube.Esos locos bajitos, J. M. Serrat

MENOS MAL, Mar Martínez

Menos mal que sabes que está tu perro
-o tu gato, que es igual en estos casos-
esperando y dispuesto a que le abraces,
o a que te abraces, quizá mejor,
cuando vuelves de la estación con 
la despedida en forma de beso en la mejilla.

Pequeños lutos
sigo llamando yo a esos momentos que
aun por insalvables, duelen
cuando cada cual vuelve 
a su timón personal
vistiendo a la distancia de libertad.

Y no sé si echo tanto de menos la soledad
cuando ella ocupa cada segundo
cada neurona y cada latido,
como es la imposible rutina con ella
ese tener que improvisar casi a cada momento
lo que añoro ahora.

De vuelta al timón
en busca de nuevos objetivos
para no añadir, jamás
un solo bache a su horizonte

su timón.



© Mar Martínez

18 04 17

#maralbanta

sábado, 15 de abril de 2017

ARS POÉTICA, Mar Martínez

Yo no soy poeta, ni tampoco aspiro a entrar en los círculos de poetas más allá que para aprender. Me gusta demasiado escribir y recopilar esos retazos de sentimientos, pensamientos, sensaciones y emociones que, yo al menos, no llamo poemas todavía, pero no me desvivo por editar un libro. Acaso es la Poesía lo que me atrae y hasta me sirve de brújula. La poesía, como la música, y las emociones y contradicciones humanas, me apasionan por su complejidad.

Decía García Lorca que «la poesía no necesita adeptos, sino amantes», y yo soy una simple amante de la poesía.

Gracias por leer conmigo.

© Mar Martínez

10 04 17

#maralbanta

NO SOY YO, Mar Martínez


La gente hace, la gente dice...


La gente no soy yo.




[Pero/grulla/das] 


© Mar Martínez

13 04 17

#maralbanta

sábado, 8 de abril de 2017

INSENSIBILIDAD, Wilfred Owen

                                                        
                                    I                                                                            
Felices son los hombres que antes de caer                       
permiten que en sus venas se les hiele la sangre,          
a quien la compasión nunca conmueve                             
ni conduce sus pasos por las calles                                     
que asfaltaron los cuerpos de compañeros muertos.      
El frente se desplaza                                                             
pero ellos son las tropas que se marchan,                         
no flores para el llanto del poeta.                                        
Son hombres: dejan sólo un hueco que llenar,                  
son bajas que podrían tal vez haber luchado                     
más tiempo. A nadie importan.                                    

                                  II                                                                                                  
Algunos ya no sienten por sí mismos                                  
ni a sí mismos se sienten.                                                   
El azar y la duda de las bombas                                           
se resuelve en letargo e indiferencia                                   
y la extraña aritmética del hado                                           
es recurso más fácil que su culpa.                                        
Ya no cuentan el diezmo de las tropas.                               

                                 III                                                                     
(…)                                                                                         
Tras verlo todo rojo                                                            
sus ojos quedan libres para siempre                                
del dolor y la angustia de la sangre.                                    
Libres también de la pulsión del miedo,                                                                                                 sus corazones menguan.                                                        
Sus sentidos, como la carne viva                                          
cauterizada ya hace mucho tiempo,                                        
Pueden reír, impávidos, entre los moribundos.                 
(…)                                                                                             
Cuando vive, no es del todo vital;                                      
mientras muere no es del todo mortal
ni triste, ni orgulloso,
ni curioso tampoco.
(…)

                                 VI
Maldito al que no aturden los cañones,
pues será como piedra.
Triste y mezquino sea en su miseria
aquel que nunca tuvo sencillez:
a conciencia eligieron ser inmunes
a la piedad y a todo cuanto en el hombre llora,
ante el último mar y las tristes estrellas,
a cuanto gime cuando muchos abandonan
estas costas, y a cuanto toma parte
en el tráfico eterno de las lágrimas.


(Traducción de Gabriel Insausti)

'Wilfred Owen. Poemas de Guerra' (Acantilado, 2011)


WILFRED OWEN


***

INSENSSIBILITY

I
Happy are men who yet before they are killed
Can let their veins run cold.
Whom no compassion fleers
Or makes their feet
Sore on the alleys cobbled with their brothers.
The front line withers,
But they are troops who fade, not flowers
For poets’ tearful fooling:
Men, gaps for filling:
Losses, who might have fought
Longer; but no one bothers.

II
And some cease feeling
Even themselves or for themselves.
Dullness best solves
The tease and doubt of shelling,
And Chance’s strange arithmetic
Comes simpler than the reckoning of their shilling.
They keep no check on armies’ decimation.

III
Happy are these who lose imagination:
They have enough to carry with ammunition.
Their spirit drags no pack.
Their old wounds, save with cold, can not more ache.
Having seen all things red,
Their eyes are rid
Of the hurt of the colour of blood forever.
And terror’s first constriction over,
Their hearts remain small-drawn.
Their senses in some scorching cautery of battle
Now long since ironed,
Can laugh among the dying, unconcerned.

IV
Happy the soldier home, with not a notion
How somewhere, every dawn, some men attack,
And many sighs are drained.
Happy the lad whose mind was never trained:
His days are worth forgetting more than not.
He sings along the march
Which we march taciturn, because of dusk,
The long, forlorn, relentless trend
From larger day to huger night.

V
We wise, who with a thought besmirch
Blood over all our soul,
How should we see our task
But through his blunt and lashless eyes?
Alive, he is not vital overmuch;
Dying, not mortal overmuch;
Nor sad, nor proud,
Nor curious at all.
He cannot tell
Old men’s placidity from his.

VI
But cursed are dullards whom no cannon stuns,
That they should be as stones;
Wretched are they, and mean
With paucity that never was simplicity.
By choice they made themselves immune
To pity and whatever moans in man
Before the last sea and the hapless stars;
Whatever mourns when many leave these shores;
Whatever shares
The eternal reciprocity of tears.

Wilfred Owen



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...